¿Quieres aprender esta técnica?

Esta faceta fotográfica trata de darle vida a los objetos inanimados y u orgánicos que puedas encontrar tanto en casa como fuera de ella. No es sólo como parece la primera parte del título, hacer una fotografía a una hoja seca o un tronco que nos podamos encontrar en un paseo por la montaña, sino que va mucho más allá. Todo aquello que no tiene vida y queremos inmortalizar a través de una instantánea: la típica botella con su copa, el reloj de pared o pulsera, unas herramientas, un frasco de colonia, una pluma con la que escribir, etc.

Piensa cómo haces la composición

Deberíamos ordenar, disponer, coordinar o determinar que objetos inanimados y orgánicos, si se desea, van a intervenir en nuestra obra a través de nuestra COMPOSICIÓN y el juego que le demos a nuestra cámara, para llegar a llamar la atención del espectador.

Pasando a la acción

Es recomendable empezar por componerte una idea. ¿Qué es lo que quieres transmitir? ¿Qué quieres que se vea? Y tomarte tu tiempo en ubicar aquello que decidiste aportar a la imagen. En este tipo de fotografía si no se tiene mucha experiencia, es mejor empezar poniendo pocos elementos. El «menos es más” aquí va como anillo al dedo. Al introducir demasiados objetos, va a ser más difícil realizar una buena composición, a no ser que tengamos una experiencia avanzada. Ya sabemos que como en todo, [email protected] tienen más experiencia que [email protected] Así que, la última palabra la tiene el autor, como siempre.

Cual seria nuestra ubicación y que iluminación se busca

Es fotografía de estudio, eso no quiere decir que por imposición lo sea. En muchos de nuestros casos será nuestra mesa del comedor o algo similar. De ahí que entremos en el segundo aspecto primordial en esta afición u oficio, como es la ILUMINACIÓN. Tener un TRÍPODE a mano no nos irá nada mal. En según que casos, habrá una gran luz natural y en otros habrá que tirar de alumbrado artificial: la lámpara de estudio, el flash que apenas utilizamos, linterna, unas velas, etc. Allí está entrando la imaginación del artista y de lo primero hablado. Habernos hecho una composición de lugar, mentalmente o mejor con libretas y lápiz. Tenerlo plasmado para no perdernos en nuestra idea principal, de improvisar, ya se encargará nuestra mente. Conforme vamos trabajando te van invadiendo nuevas ideas.

Una pincelada del diafragma o profundidad de campo

La poca profundidad de campo es evidente en esta fotografía

Si utilizamos una f baja tendremos una profundidad de campo mínima, y a no ser que sea eso lo que buscamos (no recomendable en este tipo de fotografía), intentaremos cerrar ésta para que todo se vea con nitidez. El diafragma es uno de los tres elementos fundamentales para una correcta exposición. ( ISO, VELOCIDAD DE OBTURAQCIÓN Y DIAFRAGMA), si trabajamos en modo manual deberemos ir haciendo pruebas, dejando la ISO lo más baja posible y entre los otros dos elementos buscar aquello que queremos. A nadie le sale a la primera una buena fotografía, así que iremos apretando el disparador hasta encontrar aquello que nos guste.

El punto dulce del objetivo, es aquel donde mejor se comportan, a lo que nitidez se refiere nuestras lentes, que suele ser 1 o 2 pasos por encima de la máxima apertura de nuestro objetivo.

¿Cómo ves tú mi idea de empezar?

Debemos poner la máxima imaginación e ir componiendo en la tabla, mesa etc, los enseres a utilizar, una vez realizado esto entrará en juego la luz, tendremos que ver que tipo de sombras queremos o si preferimos la ausencia de ellas (empezar por la iluminación con casi toda seguridad seria trabajar el doble). Las formas y colores tanto de lo escogido como el emplazamiento donde se vaya a producir nuestro trabajo será importante para dar una coherencia, colores del fondo, si hace falta una tela o similar para la mesa… etc. (O como siempre decimos igual queremos romper todos los moldes y probar) en algunas ocasiones puede dar un buen resultado, eso será la decisión de cada maestrillo con su trabajillo.

Enlaces a videos

Enlaces

Un poco de historia, si nos interesa.

Fotografías por orden de aparición

  1. Nick Bondarev
  2. Eneida Nieves
  3. Studio Layana