Fotografía de gotas de agua

Aquí va una pequeña explicación, como siempre, pero al final os ponemos una serie de artículos y vídeos, donde se explica mucho más de las técnicas, al igual que ejemplos para llevar a cabo.

Os invitamos y damos las gracias por dedicar este pequeño tiempo.

Cuando hablamos de fotografiar gotas de agua, todos o la mayoría pensamos en las típicas gotas que hacemos caer en un recipiente y capturamos una de ellas cuando asciende.

Fotografía Pixabay ronymichaud

Nada más lejos de la realidad.

Como ya se ha hablado en un post de nuestro Facebook, le podemos dar muchas más salidas a fotografiar gotas de agua.

Puede ser la que hemos comentado, pero también gotas en una superficie, una gota o varias que cuelgan de una hoja de una planta, una flor, un charco cuando llueve, un cristal, un espejo, o una superficie donde se han aposentado éstas, y todo aquello que podamos imaginar para poder presentar, tanto en concursos como donde queramos.

Fotografía Pixabay ChristopherPluta

La típica fotografía: cómo realizarla

Fotografía Pixabay qimono

¿Qué material deberíamos utilizar para esta técnica?

  1. Cámara de fotos. Obvio, ¿verdad?
  2. Recipiente con líquido. (Queda en nuestra imaginación cuál utilizar). Recordemos que en los metales como el acero, según cómo, la luz puede incidir y crear reflejos no deseados.
  3. A poder ser, usaremos una luz fuerte, intensa. Si es posible, que la podamos dominar en cuestión de intensidad.
  4. Para ello, nos servirá un flash con una ventana, una luz continua vigilando su intensidad y, por qué no, luz natural fuerte. Se trata de congelar el movimiento, sin que haya una luz que por su intensidad rebote en otro sitio (recipiente metálico, por ejemplo) y distraiga nuestra atención hacia ello.
  5. Buscar una botella, bolsa de agua o cualquier utensilio que nos permita ir soltando la gota que fotografiaremos.
  6. Lo que no nos podrá faltar es un trípode.
  7. Vigilar el fondo, no vaya a ser que tengamos una buena toma a la primera y lo de detrás llame más la atención.
  8. También es bueno tener un disparador por cable o inalámbrico, para poder esquivar las trepidaciones al apretar el disparador y de paso hacer una ráfaga de fotos. O bien, levantar el espejo en cámaras réflex.

A partir de allí es cuestión de imaginación, para después trabajar por prueba y error.

Fotografía Pixabay geralt

Técnica

Enfoque en manual, al punto donde deseamos que caiga la gota. El agua además es incolora, y el enfoque automático nos puede fallar, al no haber suficiente contraste.

Un diafragma al que podríamos llamar en su punto dulce o algo más, como f/8 o f/11. De esta manera tendremos una buena profundidad de campo.

La velocidad de obturación será, como mínimo, aquella que nos congele el movimiento: 1/125, 1/160… (cuidado con la sincronización del flash), si eso es lo que queremos mostrar.

Deberemos mirar el triángulo de exposición, la sincronización del flash si lo utilizamos y jugar con todo ello.

Otros artículos

Videos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.